lunes, 18 de junio de 2018

Usansoloko LASTERKETA HERRIKOIA

3 de junio de 2018

De nuevo en Usánsolo, y de nuevo bien organizado por U113 Triatloi Taldea. 7 km llanos y 5 euros de inscripción que incluía camiseta, buen avituallamiento y paella, todo un lujo. Encima sol y calor, perfecto!

Primero había la carrera de txikis, la cual hizo Izaro con Maitane. Todavía no ha hecho los tres años, pero ahí que se metió los 500 metros corriendo, viene fuerte Izaro!! Mientras, Lide dormía mientras dábamos un paseo jeje.
En la de los mayores estuvimos presentes Shai, Kerman, Dan y yo. Kerman por delante de mucho a muchísimo, top 12. Shai, sufriendo como una jabata con el calor. Y Dan conmigo, y mira que le dije que corriera como él sabe, tenía puesto asegurado entre los ocho primeros fijo.


 Como decía al principio, recorrido llano, aunque siempre tendía un poco hacia arriba o hacia abajo. Mucha gente animando, y al ser tres vueltas veíamos unas cuantas veces a nuestros familiares. Primera vuelta muy rápida, en la segunda ya olisqueaba lo que iba a pasar y no fallé, me arrastré como un límaco en la tercera. Los 7 km a 4:27, no da para más el motor ahora mismo. Aún así, contento.



miércoles, 13 de junio de 2018

CRONOESCALADA a Arteta

12 de mayo de 2018

Sábado por la tarde, amenaza lluvia pero al final nos salvamos de mojarnos. Primera edición de una prueba corta, dura y explosiva la que organizaron los amigos de Usansolo Triatloi Taldea en el marco de las fiestas del pueblo. Pillo la bici después de comer y en cinco minutos me planto en la línea de salida y me inscribo.

Agradecerles que me pusieran de los primeros en salir, séptimo concrétamente, pues andaba con prisa y estaba un poco pillado de tiempo.

Salida de uno en uno cada dos minutos para completar lo siguiente:
1,5 km
144 metros de desnivel
Pendiente media de 9,56%

Al de 60 metros ya empieza la subida, sin descanso y salpicada de tramos bastante duros. Lo bueno que los ánimos de toda la gente que está repartida por toda la ascensión hacen que todo parezca más llevadero. Mentira, sigue siendo igual de agónico. A mitad de cuesta, en un pequeño "descansillo" (entiéndase la ironía) veo Iban, compañero de equipo, que me empuja unos metrillos mientras me graba. El tema es que para cuando llegué allí el corazón ya se me había salido por la boca y yacía plácidamente en un lado de la cuneta.

Doblo al que salió antes que yo, arreón final y llegada a la altura de la ermita (por 30 segundos no me doblan a mi también, todo hay que decirlo). Para repetir, sobre todo si vas acompañado. El pique puede ser legendario.

sábado, 9 de junio de 2018

TRIATLON de Gorliz

Domingo 6 de mayo.

Para esta temporada decidí no federarme en triatlón, más que nada porque ahora con dos hijas, de momento, no hay apenas tiempo para entrenar como es debido. De hecho, ni siquiera compré el bonito mono nuevo rosa del equipo.
Pero el de Gorliz es un tri especial, me encanta. Y este año no estaba bajo el amparo de la Federación Vasca, por lo que los "no federados" teníamos la opción de participar. Me inscribí, y que sea lo que tenga que ser, y a disfrutar.


Bonito día para hacer deporte y el agua menos fría de lo que esperaba (mucha gente los días anteriores afirmaba que estaba helada). Cuando por megafonía nos llamaron para ir a la arena, a la línea de salida, estaba en el trono. Y todavía tenía que ir a dejar la mochila en consigna y ponerme el neopreno, a parte de acabar la tarea, claro.
Pues nada llego justísimo, para no variar. De largo fui el que más nadé de todos los deportistas, pues iba bastante abierto. A pesar de hacer un tiempo oficialmente peor en este sector que el año pasado, nadé más rápido y con mejores sensaciones. Supongo que salieron metros de más, pues hasta los mejores triatletas tenían tiempos discretos en el sector de nadar.
Saliendo del agua, con Garro a mi derecha
 Pillo la bici esperando un desastre, pues desde diciembre solo he andado 83 kilómetros con la burra, así que se avecina ecatombe. Pierdo grupos grandes por ponerme atrás del todo ya que no hay confianza para andar metido en un grupo rodando a toda leña. Pierdo también grupos porque van a un ritmo demasiado alto para mi, jejeje. Pero poco a poco vamos completando la vuelta a gusto, subiendo con 5 deportistas Andrakas, que me parecia el Tourmalet. Para mi sorpresa, hago un tiempo un minuto mejor que en la pasada edición. Serán los tres o cuatro kilos que he bajado...

Llega la hora de correr 5 km y no estoy del todo cascado, así que sé que voy a mejorar lo de 2017 porque este año estoy, a pesar de la falta de tiempo, corriendo mejor. Mejora de casi dos minutos, contento y disfrutando del que quizás sea mi primer y último triatlón de la temporada.
Últimos metros...



miércoles, 14 de marzo de 2018

Etxebarriko HERRI KROSA

Otra carrera más de 10 kilómetros, esta vez cerquita de casa.
Lo bonito hubiera sido mejorar la marca de los 10 km de Llodio, 45 minutos, pero ya desde un principio sabía que iba a ser imposible, pues las fiebres y la amigdalitis hicieron que no pudiera acudir a la Herri Krosa de Arrigorriaga dio paso a otra semana de cuerpo débil por culpa casi seguro del antibiótico y de que el cuerpo aún no estaba recuperado del todo.

Pero bueno, allá que voy, con Guti y Kepa. Por lo menos habrá que estrenar la ropa y el color corporativo nuevo.

Se trata de dar tres vueltas a un circuito prácticamente llano. El problema es el viento, que sacude muy fiéramente y hace que sea incómodo correr. Salgo a menos de 4:30 sabiendo que no voy a aguantar, como así fue.



La primera vuelta vuelta en menos de 15 minutos, y a partir de ahí petardazo. Cada vez más y más lento, segundo paso por meta y a por la tercera y última vuelta, deseando llegar hasta donde está Izaro para cruzar con ella la meta de la mano y que por fin acabara esta mala carrera para mi.

Degollauuuu


domingo, 18 de febrero de 2018

Laudioko HERRI KROSA

28 de enero de 2018.

Una semana después de las muy no buenas sensaciones de Mungia, esta vez toca correr en Llodio y doblar distancia, 10 km. Creo que he hecho carreras de todo tipo de distancias, desde 5km hasta 100 km, pero así a bote pronto no recuerdo ninguna prueba que haya realizado de 10 km exactos.
Nos trasladamos una buena tropa de Egurre, por lo que las risas están aseguradas.

Mucho frío antes de la prueba, menos mal que luego templó y se pudo correr a gusto. Salida intentando no emocionarme, tratando de correr a un ritmo constante que me permita ir fácil sin exigirme demasiado, en torno a 4:27- 4:30.

Circuito prácticamente llano, damos una vuelta por el pueblo y enfilamos hacia Gardea, De allí damos media vuelta dirección a Areta, y es aquí, ya casi al final, más o menos el km. 8- 8,5 donde hay una pequeña subida que me hace aminorar el ritmo dando paso de manera súbita al cansancio. No pasa nada, se aguanta y se llega a 50 metros de la llegada, donde me espera Izaro para que crucemos de la mano la meta. Me encanta!! Se van unos segundos en el crono, ¿Pero qué importancia tiene eso? Día redondo dando buena cuenta después de una buena jamada con algunos compañeros.

jueves, 1 de febrero de 2018

HERRI KROSA Mungia

21 de enero de 2018

Por fin nació Lide. Son días de muchísima ilusión y felicidad. También son días de mucho trabajo y poco dormir.
Hago un gran descubrimiento, las "haur lasterketas", carreras para niños, perfectas para Izaro, que ya tiene dos años y medio. Con esa excusa me la llevo junto a mi ama a Mungia, pero antes haré yo mi carrerita, de 5 km esta vez. También hay de 10, dando dos vueltas al circuito, pero con un calentón de 5000 metros me basta y me sobra para quitarme la cogorza de no dormir.

Primer kilómetro detrás de Garro, a 3:52, cojonudo, todavía me quedan cuatro y ya voy quemado, jeje. Poco más que contar, sufrir en las cuestas y llegada a meta en el puesto 22 de 161 participantes.

Lo bonito vendría después, la carrera de Izaro, muy concentrada e ilusionada con su dorsal y con su camiseta Egurre. Concentrada y nerviosa, pero corriendo como una jabata, seria, sin pararse ni un solo momento. Muy emocionante para mi, y ella muy contenta con su medalla y saqueando las aceitunas del avituallamiento.

martes, 30 de enero de 2018

Santutxuko Sei Izar KROSA

6 de enero de 2018

Un mes entero sin hacer nada de deporte, y es que las fiestas navideñas y sobre todo el frío y la lluvía me quitan todas las ganas de salir a entrenar.
Así pues, tras los excesos me planto en Santutxu, cerca de casa para hacer esta carrera de pocos kilómetros, 7,5 concrétamente, salpicados por unas cuantas cuestas.

El móvil me lo lleva Vili, no vaya a ser que Maitane se ponga de parto y me  pille globeando. Me llama 30 segundos antes de empezar, estando todos en la línea de salida, sí, es Maitane, se hace el silencio. La llamo y no responde. Cuchicheos. Con la cara blanca busco una salida entre tanta gente, pero mientras estoy a punto de desmayarme por culpa del olor a humanidad que desprende algún deportista me pilla el teléfono. Nada, falsa alarma, era algo sin importancia. Pues nada, devuelvo el móvil a Vili y empezamos.

Ritmo muy tranquilo y todo el rato junto a Guti, a gusto. Nos esperan a media pendiente de la temida cuesta final Vili y Dan para darnos el último arreón antes de meta. Buena manera de empezar el año.



miércoles, 24 de enero de 2018

Basauriko HERRI KROSA

5 de noviembre de 2017.

Dos semanas después de Las VI Millas, vuelvo a correr en el pueblo, todo un lujo. El tiempo no acompaña, la verdad, trombas de agua alternando con ratos de sol. Precisamente eso, un breve rato de sol y cielo azul hace que en el último momento me desprenda del chubasquero. Mala decisión, error, pues pronto empezaría a caer agua como chuzos.

Comenzamos y me pongo "a rueda" de Guti, aunque a partir del segundo kilómetro voy perdiendo metros con él. No pasa nada, pues de momento gozo con el sol.

Subimos hacia el poli y nos dirigimos hacia San Miguel. A la altura del Merca, ya lloviendo, me uno al ritmo de un par de amigos que van charlando. Hacemos una grupeta de seis corredores. Me cuesta, pero es un buen ritmo para mi.

La cuestecita de San Miguel, para variar, la subo con dignidad. De ahí para el poli y cruzar la línea de meta. Por el camino se quedarían atrás tres integrantes del grupito, yo haría lo propio al pasar de nuevo por el Merca. Relatívamente cerca, le veo a Guti, pero ya no me va a dar tiempo a alcanzarle. Último esfuerzo y paro el crono en 53 minutos una vez recorridos los 11 km.

Curioso que haya empleado 52 segundos menos que cuando hice esta prueba por primera vez, allá por el año 2012, cuando entrenaba cinco o seis días por semana, y no solo eso, también creía que entrenaba bien. Sin embargo, ahora es raro la semana que puedo sacar un par de sesiones de entrenamiento. Expediente X.